Memoria ATRaNa. Período del 1 de Junio 2018 al 31 de Mayo 2019

El viernes 12/7 celebramos la Asamblea Ordinaria anual de Memoria y  Balance. Compartimos la Memoria del  sindicato que es un raconto de lo actuado en el periodo señalado, con la que damos cuenta a nuestras/os afiliadas/os y a todxs  lxs trabajadores de radio nacional, de nuestra actuación. La misma fue aprobada por unanimidad en la asamblea:

Memoria de la
ASOCIACIÓN DE TRABAJADORES
DE RADIO NACIONAL
Período del 1 de junio de 2018
al 31 de mayo de 2019

En esta memoria, en línea con lo que venimos sosteniendo en los períodos precedentes, daremos cuenta de la agudización de la crisis económica y social y de las condiciones de vida de los Trabajadores de Radio Nacional. Esta agudización se expresa en un creciente y brutal ajuste contra los trabajadores en general, y también en un plan sistemático de vaciamiento de la Radio consistente en la expulsión permanente de trabajadores a través del “ofrecimiento” insidioso como insistente de Retiros Voluntarios y Jubilaciones Anticipadas, en la pretensión de imponer una Paritaria Cero, que la Empresa logró imponer en los dos años anteriores en el conjunto de los medios que componen el Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos presidido por Hernán Lombardi, personero al servicio de los poderes ejecutivos de turno desde su existencia laboral. También, pasaremos revista de diferentes cuestiones vinculadas a la vida Institucional de nuestro Sindicato.
—————————————————————————————————
Concluimos el período anterior en Radio Nacional con una pérdida salarial del 15% y comenzó este nuevo período con una lucha incipiente que fue in crescendo por el salario y el pase a planta de todos los trabajadores precarizados. Con todo, es necesario hacer un paréntesis y resaltar que toda esta lucha se vio atravesada por la enorme pelea que dieron los trabajadores de Télam contra los 357 despidos, medida que Lombardi dispuso como ofrenda al acuerdo firmado por Mauricio Macri con el FMI; una medida que constituyó en rigor una prueba piloto para descargar el ajuste contra los trabajadores de todos los medios bajo su órbita. Desde ATRaNa acompañamos todo este proceso, sin perder nunca de vista nuestras reivindicaciones en la Radio, sumándonos a las marchas de repudio a esta brutal embestida como de apoyo a la exigencia de reincorporación de los 357 compañeros despedidos; organizando un Fondo de Lucha con el que logamos reunir la suma de $18.000 para el sostén de los compañeros quienes estuvieron en huelga y ocupación en defensa de los trabajadores durante más de tres meses; participando en cuanta actividad vinculada a visibilizar este conflicto. 
En ese contexto de incipiente lucha, se dio la escandalosa paritaria firmada en mayo por UPCN aceptando servilmente el 15% en 3 cuotas, paritaria que caracterizamos en aquél entonces como “dictada por Christine Lagarde al Gobierno Nacional, reeditando un nuevo episodio de sumisión nacional al capital financiero internacional”. Si ponemos el acento en esta paritaria, es porque ella ha servido de referencia para los acuerdos salariales firmados en los períodos anteriores. Asimismo, la situación de deterioro sistemático del salario como expresión del plan de guerra que el Gobierno llevara adelante contra la clase trabajadora, no parecía sensibilizar a las Centrales Obreras, quienes dijeron durante meses “estar evaluando” un paro general que finalmente se concretó un lunes 25 de junio. 
Desde ATRaNa, adherimos al Paro General de manera incondicional aunque advertimos que lo fundamental para la victoria de los trabajadores era poner en pie un verdadero plan de lucha que frenara el ajuste. La Asamblea General que ratificó la adhesión a este paro convocado por la CGT, solicitó además la inmediata apertura de la negociación paritaria, con un aumento del 25% con cláusula gatillo y la regularización de los contratados, fresca la memoria aún por los despidos de comienzos de 2018, despidos que recayeron sobre compañeros sometidos a fraude laboral, excusa esta última de la que se valía la Empresa para argüir mendazmente que no eran despidos, sino que a los compañeros “no se les renovó el contrato”. Como resultado de esta primera reivindicación, la Empresa nos otorgó un bono extraordinario de 2000 pesos, práctica que, veremos, se repetiría con frecuencia. Por ejemplo: a 105 días de vencido el acuerdo paritario, en el mes de agosto, la Asamblea General dispuso un paro de seis horas para que la Empresa y los gremios paritarios se sentaran de una buena vez a discutir el nuevo acuerdo, exigiendo el 25% ya elevado; a los dos días la Empresa nos otorgaría nuevamente un bono extraordinario de $2000. 
En aquél entonces, lo que era una inflación proyectada ilusoriamente en un 10%, la carestía y los tarifazos daban clara señal que ella no sería menor del 50%; ante ello, la burocracia prosiguió su parálisis en línea con la necesidad del Gobierno de ajustar a los trabajadores. A la continua caída del poder adquisitivo, se sumaba la acuciante situación de los contratos precarizados (suplentes, eventuales, “artísticos”) que corrían riesgo inminente de quedar sin trabajo. Esta Planta Permanente de Precarizados fue denunciada en reiteradas ocasiones por nuestro Sindicato; además de ser una forma lisa y llana de confiscación de derechos laborales, dado que los compañeros cumplen tarea y horarios propios de un Titular, la Empresa persiguió desde la implementación de esta “planta”, que es anterior a esta gestión, un objetivo muy claro: regular los salarios hacia la baja y erosionar el Convenio Colectivo 32/75e, el Estatuto del Periodista y otras leyes que rigen nuestra actividad. 
Durante los siguientes meses ATRaNa llevó adelante una serie de Asambleas que fueron creciendo tímidamente gracias a una campaña sostenida de difusión y agitación que señalaba a los compañeros la magnitud de la crisis y la necesidad de potenciar la Asamblea General y la Unidad de los Trabajadores en pos de la defensa del salario, eje central, esto último, de la lucha contra la política que desde ese momento ya calificamos de paritaria cero. Dicha campaña, así como la constante degradación del salario, las condiciones de trabajo y el vaciamiento de la Radio en todo el país (mediante la agresiva y persistente política de Retiros Voluntarios, el cierre de Emisoras del Interior los fines de semana, convirtiéndolas progresivamente en Repetidoras de LRA 1) desembocaron en las candentes jornadas de diciembre y enero. 
Tuvieron lugar los primeros días de diciembre masivas asambleas generales, las cuales rompían a las claras los diques de contención que la burocracia había erigido en connivencia con la Empresa y su política de Paritaria Cero. Vale recordar que el Acuerdo Paritario había vencido hacía seis meses. La Asamblea, ante una inflación indómita y aumentos de tarifas cada vez más obscenos, empezó a exigir un 35% de aumento retroactivo al 1/5/18, así como el pago de un bono de fin de año de $5000 y la inmediata y total renovación, con el aumento paritario solicitado, de todos los compañeros precarizados bajo distintas formas de contratación. Los gremios paritarios acorralados por la presión, tuvieron una primera negociación (informal por cierto, fuera del ámbito de la Secretaría de Trabajo) con la empresa quién ofreció una serie de bonos extraordinarios como única propuesta para cerrar el período, sellando así su objetivo de Paritaria Cero. La respuesta de la Asamblea General fue contundente, disponiendo un Paro de 24 horas y participar activamente de la marcha convocada por el Sipreba en defensa de los medios públicos hacia el CCK. En un marco de creciente criminalización de la protesta social, esta marcha terminó abruptamente por el accionar feroz de la Policía quien no vaciló en reprimir a diestra y siniestra, pese a que la marcha se desarrollaba con toda tranquilidad. La Asamblea resolvió continuar por otras 24 horas el paro y dar una conferencia de prensa al día siguiente para poner en evidencia que este plan de ajuste no pasaba sin represión. Ante la incesante presión de las bases y la intransigencia de la Empresa, la Intersindical, firmante de nuestros acuerdos salariales, se vio obligada a llamar a un paro, que cumplimos la totalidad de los trabajadores de RNA, totalizando por ende 60 horas de cese de actividades. Como corolario de este conflicto salarial y de la represión sufrida en el CCK, Ana Gerschenson renuncia a su cargo como directora de Radio Nacional y en la carta que dirige a Hernán Lombardi, asegura que “no puede acompañar la decisión de no otorgar una paritaria en un año difícil como el que termina”. La ex directora omitió aclarar que sin embargo pudo tolerar durante todo el 2018 esa política de paritaria cero, y omitió también que fue la garante de una política de estado que trasciende los gobiernos de turno, política que consiste en mantener y profundizar la precarización laboral de cientos de compañeros. 
El año 2019 comenzó signado por la Lucha que estábamos llevando a cabo contra la paritaria cero; empezamos 2019 como terminamos 2018: sin actualización salarial, con salarios de 2017. La diferencia, para nada menor, fue que este 2019 lo comenzamos sin despidos y con todos los compañeros contratados adentro.
Las negociaciones de los paritarios con la empresa continuaron, y ante el ofrecimiento de un aumento de 15% en tres cuotas, sin contemplar siquiera seriamente el retroactivo, la Asamblea General de Trabajadores de LRA 1 Buenos Aires, resolvió un paro que comenzó el jueves 3 de enero y ante la intransigencia de la empresa, siguió hasta las 23:59 del viernes 4. En este mismo momento, se daba a conocer la bochornosa noticia de que el ejecutivo nacional había dispuesto un aumento del 25% para todos los funcionarios públicos.
Todo este proceso de negociaciones culmina con un cierre parcial de un 15% de aumento desde enero de 2019 y la promesa de reconocer el retroactivo y otorgar un 10% de aumento más, para el mes de marzo. En el enorme acto que como parte de esta lucha se hiciera en las puertas de Radio Nacional el 15 de enero, nuestra secretaria general, puntualizaba: “Nosotros sostenemos que la lucha por el salario es la lucha en defensa de Radio Nacional y los Medios Públicos, porque sin trabajadores, no hay medios públicos. Los trabajadores somos los únicos que podemos garantizar lo público y el derecho humano a la comunicación”. 
Ante el flagrante incumplimiento de lo firmado, se retoman las asambleas el 14 de marzo, para exigir el pago del retroactivo adeudado y un principio de recomposición salarial. La agitación y la presión para que se cumpla lo firmado no cesaba, siguieron marchas y asambleas, como así también con la participación activa en los paros del 16 de abril al cual la burocracia convocara sin asistencia en el lugar de trabajo, y el paro del 30 de ese mes, al que adherimos señalando que “las diferencias que tenemos con el Fresimona y las dos CTA, diferencias de método y objetivos, la funesta complicidad de la CGT con un gobierno como el de Macri, que desde el primer día de su mandato puso todo su empeño en atacar a la clase trabajadora mediante tarifazos, paritarias por debajo – en varios casos muy por debajo – de una inflación desbordada, mediante abruptas devaluaciones que llevaron el dólar a 48 pesos y subiendo, no impiden que confluyamos en esa medida”.
Finalmente, tras una serie de bonos extraordinarios y aumentos en ítems no remunerativos que la Asamblea General logró arrancarle a la Empresa, en el marco de una histórica Radio Abierta realizada en la puerta de LRA 1 Buenos Aires el miércoles 22 de mayo, con cese de tareas entre las 11 y las 15 horas, Radio Abierta de la que participaron la enorme mayoría de los trabajadores de la Emisora y un amplio espectro de dirigentes políticos y sindicales, los gremios paritarios agrupados en la Intersindical sellaron el acuerdo salarial 2018 con la RTA SE. Un acuerdo, por cierto, absolutamente insuficiente. Si uno hace el prorrateo correcto del primer aumento otorgado de 15% en enero de 2019 (¡después de 8 meses vencido el acuerdo salarial 2017!), del aumento del 10% retroactivo a abril 2019, más los diversos bonos compensatorios que se fueron dando a lo largo de todo este período, resulta que la real recomposición salarial en el básico es de 26.5% a partir de abril 2019. La inflación interanual en abril fue del 55,8%. Resulta aparte incomprensible, que en un acuerdo absolutamente desventajoso para los trabajadores, las categorías más bajas perciban bonos en negro a pagar en junio inferiores al que percibirán las categorías más altas
Es de importancia señalar el comportamiento, nunca antes visto, que tuvo la empresa en el marco de esa Radio Abierta, encomendando a su directora de RRHH, la Sra. Marisa Piñeiro, acompañada por una escribana, labrar actas para ver quién estaba y quién no en su puesto de trabajo.
Del mismo modo, cabe señalar la caracterización que la Intersindical hizo de este acuerdo en el Comunicado que lo anunciara. El comunicado nos habló de una “negociación durísima”; de que el objetivo de la misma fue priorizar la preservación de los puestos de trabajo. Parece ignorar dicho documento que el largo aire que le concedieron a la Empresa sus firmantes, permitió que ésta implementara un agresivo plan de Retiros Voluntarios y Jubilaciones Anticipadas que redujo en un 25% la plantilla de trabajadores de Radio Nacional. Y pretende ignorar, por sobre todas las cosas, que fueron las crecientes y cada vez más masivas Asambleas de Trabajadores las que lograron mediante diferentes medidas de acción directa romper la parálisis de los gremios paritarios y “traspasar la paritaria cero” que efectivamente pretendía imponer RTA S.E. 
Así se cierra este período, firmándose la paritaria 2018/2019 un 22 mayo, es decir, cuando ya deberíamos estar discutiendo la paritaria 2019/2020. Está en la Asamblea General, en la Unidad de los Trabajadores y en los métodos que ATRaNA impulsa desde su creación, promover y exigir la inmediata apertura de la negociación paritaria del actual período. 
——————————————————————————————————-
Durante este período, nuestro Sindicato ha visto crecer su vida institucional. Comenzamos con una muy buena noticia. Luego de años de litigio, los trabajadores de Radio Nacional que iniciamos juicio contra el SNMP obtuvimos un triunfo en toda la regla al cobrar el salario caído producto de la suspensión de un mes con la que fuimos sancionados bajo acusaciones de “delito federal”, “toma de rehenes” y toda una serie de locuras llevadas adelante por la gestión “nacional y popular” de la radio en el año 2009.
En aquel momento, destacamos que “la resolución de la jueza Graciela .L Carambia es un fallo de profundo alcance para toda la clase trabajadora, puesto que, en línea con la resolución anterior de la jueza Servini de Cubría, deja sin efecto todas las acusaciones difundidas por la empresa con el claro fin de perseguir sindicalmente a los trabajadores.

‘La huelga está prevista como un derecho de los gremios art. 14 bis de la Constitución Nacional y que también lo está como un derecho de los trabajadores, tanto en el Pacto Internacional de Derechos Económicos Sociales y Culturales así como en la Convención Americana de Derechos Humanos (arts. 8 inc. D y art. 8 inc. B respectivamente). De ese modo, la huelga recibe una amplia tutela del ordenamiento público, tanto desde el punto de vista individual como colectivo. La abstención colectiva y concertada de prestar tareas, que involucra la huelga se encuentra tutelado no sólo en la protección de la libertad personal, la libertad de expresión, y la dignidad de los trabajadores, sino específicamente porque constituye un medio pacífico de reunir fuerzas que emergen de un grupo cuyos miembros son individualmente muy débiles comparados con el empleador’ dictaminó la jueza.

La claridad expuesta deja sin argumentos tanto al personal político que gestionaba la radio en aquel momento como a su cómplices más consuetudinarios, es decir la burocracia sindical, que se empeñó durante años en asistir a la empresa en la tarea de infundir miedo a los compañeros de la radio sobre lo inconveniente de participar en “locuras” llevadas por quienes ‘no conocen las leyes y los exponen’”.
ATRaNa es un sindicato que nació al calor de la lucha de los trabajadores de la radio y que siempre subordinó sus acciones a las resoluciones de las asambleas democráticas, siendo estas expresiones de los derechos inalienables que los trabajadores poseemos legítimamente y que se encuentran consagradas en las leyes laborales. 
Por otra parte, en agosto de 2018, nuestro sindicato renueva por primera vez su Comisión Directiva y su Comisión Revisora de Cuentas. En una jornada de camaradería, donde participó más del 75% del padrón, se consagró la lista única, genuina expresión del crecimiento de nuestro sindicato, dado que está integrada en su mayoría por compañeros que se acercaron a Atrana en el marco de las últimas luchas. 
La lista elegida fue la siguiente: COMISIÓN DIRECTIVA: Secretario General BARI, CECILIA LAURA MARINA; Secretario Adjunto PINAT, ANALÍA VERÓNICA; Secretario de Organización WEHBE, SERGIO GABRIEL; Secretario de Asuntos Laborales FILLOY, DIEGO; Secretario Tesorero de Finanzas y Administración, VINOCUR, LUIS ALBERTO; Secretario de Acción Social PRADO, HORACIO RAÚL; Secretario de Capacitación Cultura y Difusión LAMMARDO, RODRIGO ARIEL; Vocales Titulares: VIERA, SANDRA RAQUEL, VEGA, GUILLERMO ÁNGEL y OJEDA, JOSÉ LUIS; Vocales Suplentes: SALIDO, ROSA MERCEDES, HIGA, LAURA MARCELA y APAOLAZA, CARLOS CÉSAR. COMISIÓN REVISORA DE CUENTAS: NOVELLA, GUSTAVO, PALAVECINO, LILIANA EMILCE, MENDOZA GORNATTI, ULISES ERNESTO, MARÍN, MARCELO FÉLIX, FROJAN, PABLO MARCELO y CÁCERES, DALILA. 
Hay que señalar empero que la Comisión Directiva ha sufrido modificaciones debido a que el compañero electo para el cargo de Tesorero, se acogió al Retiro Voluntario y fue reemplazado por el Vocal Segundo, Compañero Guillermo Ángel Vega. Pero, pese a que todas las cuestiones administrativas vinculadas a este acto han sido resueltas y presentadas en tiempo y forma a la Secretaría de Trabajo, al cierre de esta Memoria aún no contamos con la Certificación de Autoridades. En pos de obtener dicha certificación, ya hemos presentado un Pronto Despacho, además de hacer un seguimiento personal del Expediente. 
Otro aspecto a destacar en materia institucional, es que tras años de sostenerse el Sindicato en forma precaria gracias al aporte solidario de un pequeño grupo de afiliados, finalmente presentamos el pedido de deducción de cuota sindical por recibo de sueldo a la Empresa, haciéndose efectivo el descuento de la primera cuota en nuestros haberes a partir del mes de mayo del corriente. La administración de los primeros fondos ya nos ha servido para poder entregarles presentes a nuestros afiliados en el Día del Operador e iniciar una Acción Social que se ve reflejada hasta hoy en Convenios para que nuestros Afiliados gocen de descuentos en hoteles y espectáculos de cara al receso invernal. Asimismo, la Comisión Directiva evalúa, teniendo en cuenta los días de lucha que se avecinan, que parte de esos fondos sean destinados para los Afiliados a quienes la Empresa decidiera descontarle los días por cese de actividades que eventualmente podrían ser dispuestos por la Asamblea, si la situación salarial y la Política Patronal en la materia replicaran a la vivida en el período precedente. 
————————————————————————————————
Como es característico en este Sindicato, este año hemos participado de diferentes radios abiertas, conferencias, charlas, audiencias en el Congreso Nacional, siempre con el objetivo de apoyar las diferentes luchas de los Trabajadores – aparte de la de Télam como mencionamos al principio – y difundir nuestro conflicto en todas las oportunidades que se nos presentaron. 
Por otra parte, participamos en diferentes actividades vinculadas al movimiento de mujeres, subrayando siempre nuestro posicionamiento al respecto del mismo. Este 8 de marzo, las trabajadoras de Radio Nacional pararon y marcharon, en defensa de un pliego de reivindicaciones consensuadas entre varios Sindicatos, que incluyeron: Vacantes en el Jardín Piluso para todxs lxs trabajadorxs de Radio Nacional; Facilitar un espacio de lactario en la emisora; Incrementar la cantidad de días de licencia por familiar enfermo y rechazar la prohibición de ingresar a la radio con nuestrxs hijxs; Aumentar licencia por maternidad y paternidad; Habilitar la licencia por violencia de género y garantizar el cumplimiento de la Ley de cupo laboral para las personas trans. “Paramos y marchamos también por el aborto legal, seguro y gratuito. Contra el ajuste de Macri y los gobernadores. Para que la crisis no la paguemos lxs trabajadores” señalamos desde Atrana en aquella oportunidad.
Desde la Asamblea de Mujeres impulsamos la defensa de conjunto ante cada atropello de la patronal que ha agudizado su política de no respeto a los derechos consagrados en nuestro CCT, intentando negar días por enfermedad familiar y pretendiendo obligar a las compañeras a tomarse vacaciones para asistir a sus familiares.
Ante cada uno de los ataques propinados a las mujeres desde todos los ámbitos, nos hemos pronunciado, como así también en ocasión del artículo del diario La Nación, titulado “Niñas madres con mayúscula”. En ese momento dijimos que este artículo era subsidiario de una ideología de dominación que pretende perpetuar las condiciones de vulnerabilidad de las clases oprimidas mediante el control de la reproducción de la vida humana como capital y busca perpetuar las condiciones de explotación que la clase trabajadora, y sobre todo las mujeres, padecen – desde hace siglos.
El 28 de mayo, Día de Acción Mundial por la Salud de las Mujeres, se volvía a presentar el proyecto de ley de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal. Caracterizábamos que el hecho que se elija este día para su presentación, no es casual. “Cada vez que un/a diputado/a o senador/a alza la mano en contra del derecho al aborto legal seguro y gratuito, vota en contra de la salud de las mujeres y las niñas. En Argentina se realizan entre 370.000 y 520.000 abortos por año según un estudio encargado por la Secretaría de Salud de la Nación y es la principal causa de muerte materna. La lucha por el aborto legal, seguro y gratuito se transforma entonces, en la lucha por la defensa de la vida de las cientos de miles de mujeres empobrecidas, que deben recurrir a métodos apartados de toda condición de salubridad e higiene, para interrumpir la gestación. Rechazamos el falso dilema moral que los partidos patronales pretenden anteponer a la obligación que tienen de dar respuesta a este problema de salud pública y denunciamos que la perpetuación de la clandestinidad, tiene por objetivo el disciplinamiento de las mujeres y niñas, en el marco de un régimen que necesita de todas las formas a su alcance para golpear a lxs trabajadores y descargar sobre nosotrxs la enorme crisis que atraviesa el país. Por eso, sostenemos: educación sexual científica y laica; anticonceptivos gratuitos y de calidad y que el aborto legal seguro y gratuito sea ley” aseveramos en un documento en donde se pone en evidencia como la barbarie capitalista se verifica en todos los ámbitos de la vida.
——————————————————————————————–
A modo de conclusión de esta Memoria, celebramos el 29 de mayo – dos días antes de que finalice el período que ella abarca – los primeros 10 años de vida de nuestro Sindicato. 
La Asociación de Trabajadores de Radio Nacional (ATRaNA) nació en el marco de una enorme Asamblea, donde se votó a mano alzada su creación, con un preámbulo y un programa de diez puntos plenamente vigentes, pero fue inscripta un viernes 29 de mayo de 2009. Esta fecha de inscripción obedeció en su momento a diversas cuestiones administrativas, requerimientos legales por parte del Ministerio de Trabajo, etcétera; una vez presentada toda la documentación requerida, y hechos los trámites correspondientes, listo por ende todos los papeles para presentar la Inscripción, los compañeros fundadores del Sindicato cayeron en la cuenta que esa semana se celebraba el 40 aniversario del Cordobazo. Feliz coincidencia para un sindicato como ATRaNa, una fecha de inscripción que constituye una suerte de marca de origen; una coincidencia que revela el sentimiento de pertenencia y reivindicación que desde ATRaNa sostenemos por esa gran gesta del Proletariado Argentino, el Cordobazo, cuya fecha de conmemoración es justamente el 29 de mayo; gesta e hito de la clase obrera argentina que conmovió al continente hace 50 años. 
El 29 de mayo del corriente año, los trabajadores argentinos estaban paralizando el país, en el marco de un paro general de 24 horas convocado por la CGT quien en pos de descomprimir el creciente malestar de sus bases, tomó esta medida absolutamente parcial, sin trazar perspectiva alguna de lucha. ATRaNA adhirió a este paro, pero retomando precisamente el hilo conductor de nuestra rica historia de lucha, pregonando por un paro activo, en las calles, para que la crisis la paguen quienes la generan, los capitalistas y su Estado. 
En este sentido, hoy más que nunca, llamamos a los trabajadores de Radio Nacional a abrevar en esa rica historia, en esa tradición cuyo faro y a la vez máxima expresión fue el Cordobazo. Hoy más que nunca, en un marco de desocupación creciente donde el Estado sin embozo alguno pone a servicio de las Patronales su aparato represivo, debemos los trabajadores de Radio Nacional aunar todas nuestras fuerzas para luchar por el Salario, por el Pase a Planta de todos los compañeros precarizados y las Condiciones de Trabajo. Un primer paso en esa dirección será la Apertura de la Paritaria ya vencida. Y tal como se demostró en esta Memoria y lo venimos sosteniendo hace diez años, sólo la Asamblea General, método y ámbito genuinos de deliberación y decisión de los trabajadores, podrá hacerlo. 
Aprobada por unanimidad el 12/7/2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *